Cuentos Regionales
 

 
Historia
Cultural
Universidades
Curriculum vitae
Album de fotos
Grandes Obras Ucayali
Mis aficiones
Fotos
Obras
Informática y Comunicaciones
Profesionales
Trabajos
Personajes de la Historia
Gramática y Ortografía
Lengua y Literatura
Cuentos Regionales
Obras resumen
Versos
Narración
Taller de Lectura
Medio de Comunicación Nacional
Biblioteca religioso
Administracion Educativa
Derecho Penal
CIENCIAS POLITICAS DERECHO
Diccionario Filosófico
Literatura Peruana
Consejos
Medicina de Ucayali
Hábito lector encuestas
Investigar
Diseño de Página Web
El Origen de las Cosas / Inventos

Diseño Gráfico
La Institución Educativa el Trebol 2005
Tiene Talentos en Redacción y Composición
EL NIÑO VALIENTE INTERNADO EN NUESTRA SELVA

Esto sucedió en la amazonía donde existen frondosos àrboles gigantes,donde habita celosos de su ser ,los SACHA-RUNAS.
cierto día un niño mitayero aún inexperto pero audaz, quien por seguir los pasos de un hermoso venado ,se adentró demasiado en la espesura de nuestra selva y al caer la noche se dió cuenta que era incapaz de dar con el camino de regreso.
al verse perdido se armó de valor y decidió subir a las ramas de un enorme árbol(oje) al cual subio sin dificultad.Ya una vez en la copa del árbol y a eso de la media noche capto un retunbar de tanbores que cada minuto lo escuchaba más claro,helandosele la sangre.
El niño miraba desesperadamente y al comprobar que se acercaba al árbol una multitud de
hombresillos de piel rugosa ,gris y vientres abultados .Cada uno de ellos llevavan un tambor que golpeaban estruendosamente y en la otra mano una antorcha que alunbraba nitidamente.Agobiadoy sin voz el niño solo observava la fantastica danza que pronto los hombresillos enpezaban a ejecutar al rededor del árbol cantando.

AUTOR(A):NARLY MILAGROS RIOS ENRRIQUE
El Paucar

habia una vez un pueblo del rio unini vivia en niño campa . quesiempre usava pantalon negro y camisa amarillo y era muy sabia las comentaba le pucieron como chapa " el lengua larga " y solia burlarse de la flaqueza del projimo por la que se hizo del mal querer todos esperaban darle un mal castigo .
Es una de esas ocaciones canto que una anciano llamada momallico era una una runamula que los viernes en la noche volaba y montada sobre una escoba y llena la noticia en el conocimiento de la anciana y como era hada disfrasada de anciana decia aplicarle un castigo al incoregible niño una tarde de sol de verano el niño apoderado de " lengua larga " el iba corriendo por un camino limpio y ancho llevando las falsas noticias y se encuentra con el anciano momallico que con una varita que llevaba en la mano le dio un pequeño golpe en la cabeza convirtiendole en un pajaro de color negro y amarillo y de su vstido al que llama
"paucar" el muchacho convertido ya en pajaro no se evito el defecto lo que tenia , pues continuaba con su notici por eso cuando canta un pajaro es buen augudo y anuncia la llegada de cartas visitas buenas noticias el paucar e el pajaro muy inteligente tiene la abilidad de imitar los cantos de algunos animales en especial cocoreo de los gallinas y los llama de los campesinos por eso en algunas tribus a dar a dar de comer a sus hijos al cerebro caliente de ee pequeño aves con el preposito de que sea inteligente y aprenda todas las cosas que les enseñe este pajaro tiene presente el castigo que le impulsa momallico por eso construye su nido en los arboles mas altos . a las caserones de avispas para su defensa.

Lizbeth Torres Hidalgo
4 to
La tortuga gigante

Había una vez un hombre que vivía en Buenos Aires, y estaba muy contento porque era un hombre sano y trabajador. Pero un día se enfermó y los médicos le dijeron que solamente yéndose al campo podría curarse. El no quería ir, porque tenía hermanos chicos a quienes daba de comer; y se enfermaba cada día más. Hasta que un amigo suyo, que era director del Zoológico, le dijo un día:

-Usted es amigo mío y es un hombre bueno y trabajador. Por eso quiero que se vaya a vivir al monte, a hacer mucho ejercicio al aire libre para curarse. Y usted tiene mucha puntería con la escopeta, cace bichos del monte para traerme los cueros, y yo le daré plata adelantada para que sus hermanitos puedan comer bien.

El hombre enfermo aceptó, y se fue a vivir al monte, lejos, más lejos que Misiones todavía. Hacía allá mucho calor, y eso le hacía bien. Vivía solo en el bosque y él mismo se cocinaba, Comía pájaros y bichos del monte, que cazaba con la escopeta, y después comía frutas. Dormía bajo los árboles y, cuando hacía mal tiempo, construía en cinco minutos una ramada con hojas de palmera, y allí pasaba sentado y fumando, muy contento en medio del bosque, que bramaba con el viento y la lluvia.

Había hecho un atado con los cueros de los animales, y lo llevaba al hombro. Había también agarrado, vivas, muchas víboras venenosas, y las llevaba dentro de un gran mate, porque allá hay mates tan grandes como una lata de querosene.

El hombre tenía otra vez buen color, estaba fuerte y tenía apetito. Precisamente un día en que tenía mucha hambre, porque hacía dos días que no cazaba nada, vio a la orilla de una gran laguna un tigre enorme que quería comer una tortuga, y la ponía parada de canto para meter dentro una pata y sacar la carne con las uñas. AI ver al hombre el tigre lanzó un rugido espantoso y se lanzó de un salto sobre él. Pero el cazador, que tenía una gran puntería, le apuntó entre los dos ojos y le rompió la cabeza. Después le sacó el cuero, tan grande que él solo podría servir de alfombra para un cuarto.

-Ahora se dijo el hombre- voy a comer tortuga, que es una carne muy rica.

Pero cuando se acercó a la tortuga, vio que estaba ya herida, y tenía la cabeza casi separada del cuello, y la cabeza colgaba casi de dos o tres hilos de carne.

A pesar del hambre que sentía, el hombre tuvo lástima de la pobre tortuga, y la llevó arrastrando con una soga hasta su ramada y le vendó la cabeza con tiras de género que sacó de su camisa, porque no teína más que una sola camisa y no tenía trapos. La había llevado arrastrando porque la tortuga era inmensa, tan alta como una silla, y pesaba como un hombre.

La tortuga quedó arrimada a un rincón, y allí pasó días y días sin moverse.

El hombre la curaba, todos los días, y después le daba golpecitos con la mano sobre el lomo.

La tortuga sanó por fin. Pero entonces fue el hombre quien se enfermó. Tuvo fiebre y le dolía todo el cuerpo.

Después no pudo levantarse más. La fiebre aumentaba siempre, y la garganta le quemaba de tanta sed. El hombre comprendió que estaba gravemente enfermo, y habló en voz alta, aunque estaba solo, porque tenía mucha fiebre.

Voy a morir -dijo el hombre- estoy solo, ya no puedo levantarme más, y no tengo quién me dé agua siquiera. Voy a morir aquí de hambre y de sed.

Y al poco rato la fiebre subió más aún, y perdió el conocimiento.

Pero la tortuga lo había oído, y entendió lo que el cazador decía. Y ella pensó entonces:

-El hombre no me comió la otra vez, aunque tenía mucha hambre, y me curó. Yo lo voy a curar a él ahora.
Fue entonces a la laguna, buscó una cáscara de tortuga chiquita, y después de limpiarla bien con arena y ceniza la llenó de agua y le dio de beber al hombre, que estaba tendido sobre su manta y se moría de sed. Se puso a buscar en seguida raíces ricas y yuyitos tiernos, que le llevó al hombre para que comiera. El hombre comía sin darse cuenta de quién le daba la comida, porque tenía delirio con la fiebre y no conocía a nadie.
Todas las mañanas la tortuga recorría el monte buscando raíces cada vez más ricas para darle al hombre, y sentía no poder subirse a los árboles para Ilevarle frutas.
El cazador comió así días y días sin saber quién le daba la comida, y un día recobró él conocimiento. Miró a todos lados, y vio que estaba solo, pues allí no había más que él y la tortuga, que era un animal. Y dijo otra en voz alta:

Estoy solo en el bosque, la fiebre va a volver de nuevo, y voy a morir aquí, porque solamente en Buenos Aires hay remedios para curarme. Pero nunca podré ir, y voy a morir aquí.

Y como él lo había dicho, la fiebre volvió esa tarde, más fuerte que antes, y perdió de nuevo el conocimiento.

Pero también esta vez la tortuga lo había oído y se dijo: -Si queda aquí en el monte se va a morir, porque no hay remedios, y tengo que llevarlo a Buenos Aires.

Dicho esto, cortó enredaderas finas y fuertes, que son como piolas, acostó con mucho cuidado al hombre encima de su lomo, y lo sujetó bien con las enredaderas para que no se cayese. Hizo muchas pruebas para acomodar bien la escopeta, los cueros y el mate con víboras, y al fin consiguió lo que quería, sin molestar al cazador, y emprendió entonces el viaje.

La tortuga, cargada así, caminó, caminó y caminó de día y de noche. Atravesó montes, campos, cruzó a nado ríos de una legua de ancho, y atravesó pantanos en que quedaba casi enterrada, siempre con el hombre moribundo encima. Después de ocho o diez horas de caminar se detenía, deshacía los nudos y acostaba al hombre con mucho cuidado en un lugar donde hubiera pasto bien seco.

Iba entonces a buscar agua y raíces tiernas, y le daba al hombre enfermo. Ella comía también, aunque estaba tan cansada que prefería dormir.

A veces tenía que caminar al sol; y como era verano, el cazador tenía tanta fiebre que deliraba y se moría de sed. Gritaba: ¡agua!, ¡agua!, a cada rato. Y cada vez la tortuga tenía que darle de beber.

Así anduvo días y días, semana tras semana. Cada vez estaban más cerca de Buenos Aires, pero también cada día la tortuga se iba debilitando, cada día tenia menos fuerza, aunque ella no se quejaba. A veces quedaba tendida, completamente sin fuerzas, y el hombre recobraba a medias el conocimiento. Y decía en voz alta:

-Voy a morir, estoy cada vez más enfermo, y sólo en Buenos Aires me podría curar. Pero voy a morir aquí, solo en el monte.

Él creía que estaba siempre en la ramada, porque no se daba cuenta de nada. La tortuga se levantaba entonces, y emprendía de nuevo el camino.

Pero llegó un día, un atardecer, en que la pobre tortuga no pudo más. Había llegado al límite de sus fuerzas, y no podía más. No había comido desde hacía una semana para llegar más pronto. No tenía más fuerza para nada.

Cuando cayó del todo la noche, vio una luz lejana en el horizonte, un resplandor que iluminaba el cielo, y no supo qué era. Se sentía cada vez más débil, cerró entonces los ojos para morir junto con el cazador, pensando con tristeza que no había podido salvar al hombre que había sido bueno con ella.

Y, sin embargo, estaba ya en Buenos Aires, y ella no lo sabía. Aquella luz que veía en el cielo era el resplandor de la ciudad, e iba a morir cuando estaba ya al fin de su heroico viaje.

Pero un ratón de la ciudad -posiblemente el ratoncito Pérez- encontró a los dos viajeros moribundos.

-¡Qué tortuga! -dijo el ratón-. Nunca he visto una tortuga tan grande. ¿Y eso que llevas en el lomo, qué es? ¿Es leña?

-No -le respondió con tristeza la tortuga-. Es un hombre.

-¿Y dónde vas con ese hombre? -añadió el curioso ratón.

-Voy... voy... quería ir a Buenos Aires -respondió la pobre tortuga en una voz tan baja que apenas se oía -.Pero vamos a morir aquí porque nunca llegaré.

-¡Ah, zonza, zonza!-dijo riendo el ratoncito-. ¡Nunca vi una tortuga mas zonza! Si ya has Ilegado a Buenos Aires! Esa luz que ves allá es Buenos Aires.

Al oír esto, la tortuga se sintió con una fuerza inmensa porque aún tenía tiempo de salvar al cazador, y emprendió la marcha.

Y cuando era de madrugada todavía, el director del Jardín Zoológico vio Llegar a una tortuga embarrada y sumamente flaca, que traía acostado en su lomo y atado con enredaderas, para que no se cayera, a un hombre que se estaba muriendo. El director reconoció a su amigo, y él mismo fue corriendo a buscar remedios, con los que el cazador se curó enseguida.

Cuando el cazador supo cómo lo había salvado la tortuga, cómo había hecho un viaje de trescientas leguas para que tomara remedios, no quiso separarse más de ella. Y como él no podía tenerla en su casa que era muy chica, el director del Zoológico se comprometió a tenerla en el Jardín, y a cuidarla como si fuera su propia hija.

Y así pasó. La tortuga, feliz y contenta con el cariño que le tienen, pasea por todo el jardín, y es la misma gran tortuga que vemos todos los días comiendo el pastito alrededor de las jaulas de los monos.

El cazador la va a ver todas las tardes y ella conoce desde lejos a su amigo, por los pasos. Pasan un par de horas juntos , y ella no quiere nunca que él se vaya sin que le dé una palmadita de cariño en el lomo.

Ali Jhony Rios Mendoza
EL CASTIGO DE LA NATURALEZA

Cierto dia 5 adolecentes decidieron escapar de sus casas,unos por no estudiar y otros porque no les gustaba ayudar a sus padres .como no sabian donde ir acordaron irse a lo mas profundo de la selva,porque alli segun ellos lo iban a pasar mejor y ademas decian que era algo bonito.......

.partiron muy temprano ,al llegar encontraron un pueblito donde todas las personas estaban trabajando,uno de los chicos se acerco y le pregunto a un anciano .


¿este sitio es lo mas profundo de la selva ?

El anciano sorrio y le dijo :

oye muchacho lo mas profundo es donde no hay personas solo animales,

ademas para que van a ir ahi
ellos no hicieron caso y se fueron ya cuando habia caminado uno de ellos dijo :
ya no puedo mas me siento cansada y tengo mucho hambre decidieorn descansar , todo sobre un tronco seco . Cuando ya era tarde empezaron a camianr mas rapido pensando que por ahi podian encontrar otro pueblito pero mientras mas caminaba ams se alejaba . alli no mas se oscurecio y no encontraban ni siqiera una casa abandonada , solo escuchanban el canto de las aves , el bullicio de algunso animales y el susurro de el viento sobre los arboles ellos se asustaron por que no sabian donde ir ni que hacer . El mayor de todos trataba de conosolarlo , pero era imposible uno de ellos dijo
tengo una exlente idea hay que hacer una carpita de plastico que hemos traido
al termianr la carpa todos se metieron dentro de ella , prendieron una fogata y empezaron a desempacar todos las cosas y la comida que habian llevado . cuando ya habia comido empezaron a acomdarse para que ´puedan dormir y de un momento a otro se apago al fogata y empezo a moverse la carpa ellos no lo tomaron importancia pensaron que el aire lo hacia mover a pocos minutos empezo a moverse mas fuerte y a caer piedras sobre la carpa escuchaban voces , peor no se entendia que hablaban , despues empezo a moverse la ramas d elos arboles como si alguien los hiciera mover no sabian si gritar o correr .
Entonces decidieron salir todos juntos aver que es lo que pasaba a fuera .
Grnde fue la sorpresa que se llevaron , por que no habia nadie ,solo se eschuchaba voces lejanas .
Tomaron lo necesario y empezaron a seguir esas voces , poe mas que camianban no podian alcanzarlo , al darse cuenta estaba a al orilla de rio donde habia peces en abundancia y de toda clase
pasaron los mnutos y una de ellos se desmayo al mirar un hombre que tenia cara de diablo loa tres que quedaban empezaron a correr , quisieron llevarlo a su amigo pero ya era tarde no pudieron hacer nada por que ese hombre se los llevaba. entonces empezaron a correr hasta llegar a una cas a bandonada se dieron cuenta que edentro de ella habian hombres pequeños uno de ellos dijo esto son duendes
al escuchar esto lo hombres empeazaron a persguirles con cuchullichos muy filudos . Los tres amigos corrieron hasta llegar al pueblito que ya conocia
llenos de apnico contaron a atodas als personas lo que habian apsado por escaparse de su casa y no querer estudiar . los pobladores le dijeron que la madre naturaleza castiga a also desobedientes . Los 3 adolescentes comprendieron que escaparse de su casa no traia nada bueno . Ellos regresaron cada uno a su casa y prometiron a sus padres q iban a estudiar y ser obedientes con ellos.
Jackelyn Nano Sanchez
EL NIÑO TRAVIESO.

Habia una vez un niño que se llamaba Ruben Esteban T.G y era muy travieso en primer lugar ha nacido de 7 meses de embarazo y era un chico muy delicado que estaba entre la vida y la muerte pero crecia y crecia y se iba sanando y sanando y se iba haciendo sabido y inteligente como dicen que los 7 mesinos son inteligentes y tambien era un traviesito gritaba gritaba pidiendo leche y queria caminar y botarse de su coche y de la cama y hacia berrinche en la casa , y nosotros les consentimos mucho porque es el unico varon, y hace unas travesuras inpresionantes primero es un niño muy travieso porque cuando quiere comer algo llora cuando quiere tomar tambien llora y cuando quiere salir a la calle señala con su manito y tambien cuando quiere orinar toca su pipilin, baila el chuculun , mesa, o cualquier musica que escucha empieza a bailar bajando y subiendo, habla ta,ta,ta canta alabare, alabare, toca aveces la guitarra cantando alabare, le gusta y le encanta , señala con su manito y quiere irse , y eso es el perro cualquier momento que vee perro quiere irse señala diciendo ah, ah, ah, ah tambien le gusta jugar con la pelota , cada vez que vee pelota quiere vajar de la falda o de donde esta .
Ruth Tafur Garcia
EL NIÑO TRAVIESO.

Habia una vez un niño que se llamaba Ruben Esteban T.G y era muy travieso en primer lugar ha nacido de 7 meses de embarazo y era un chico muy delicado que estaba entre la vida y la muerte pero crecia y crecia y se iba sanando y sanando y se iba haciendo sabido y inteligente como dicen que los 7 mesinos son inteligentes y tambien era un traviesito gritaba gritaba pidiendo leche y queria caminar y botarse de su coche y de la cama y hacia berrinche en la casa , y nosotros les consentimos mucho porque es el unico varon, y hace unas travesuras inpresionantes primero es un niño muy travieso porque cuando quiere comer algo llora cuando quiere tomar tambien llora y cuando quiere salir a la calle señala con su manito y tambien cuando quiere orinar toca su pipilin, baila el chuculun , mesa, o cualquier musica que escucha empieza a bailar bajando y subiendo, habla ta,ta,ta canta alabare, alabare, toca aveces la guitarra cantando alabare, le gusta y le encanta , señala con su manito y quiere irse , y eso es el perro cualquier momento que vee perro quiere irse señala diciendo ah, ah, ah, ah tambien le gusta jugar con la pelota , cada vez que vee pelota quiere vajar de la falda o de donde esta...

Ruth Tafur García
imagen
INSITUCIóN EDUCATIVA TREBOL

EL IDIOMA DE LOS PAJAROS

Uno de los poderes característicos del chamán, como ya hemos dicho, es la capacidad de comunicarse con los animales.
Carlos Castaneda tuvo una experiencia de este tipo con un coyote: "Jamás me había visto tan cerca de un coyote salvaje y lo único que se me ocurrió entonces fue hablarle... Entonces me pareció que el coyote me respondía. Tuve una absoluta certeza de que había dicho algo... transmitía un pensamiento y esa comunicación se producía a través de algo muy similar a una frase". Cuando un animal nos habla en una visión o en un sueño es una señal inequívoca, según los jíbaros, de que ése es nuestro animal de poder. El chamán debe aprender, ya sea de un maestro o de los propios espíritus animales, el idioma secreto de la Creación , la "lengua de los espíritus". Los esquimales conocen ambas formas de aprendizaje. Con frecuencia, la facultad de hablar este idioma se adquiere tras comer carne de serpiente o de algún otro animal de poder. Este lenguaje secreto, muy complejo y elaborado, existe entre los lapones, los ostiacos, los chukchi, los yakutes, los tunguses y otros muchos pueblos. Así, el chamán de los pigmeos semang, el hala, habla con los espíritus celestes, los chenoï, en su propia lengua. Esta lengua no es sino el "idioma de los animales".

Los indios pomo y los menomini imitan y aprenden los cantos de los pájaros. No es de extrañar entonces que en las sesiones chamánicas de los yakutes o de los goldes, tremendos gritos de pájaros y animales diversos salgan de la tienda anunciando la llegada de los espíritus. Así lo describe un investigador, Thurn, durante sus estudios entre los indios de Guayana: "El silencio es repentinamente roto por una explosión de gritos raros, pero terribles: son mugidos y aullidos que llenan la cabaña y hacen vibrar los muros".

Esta capacidad de hablar le indica al asombrado testigo que está ante un animal de poder; otras señales son un comportamiento extraño o la visión del mismo en un medio que no es el suyo, como las serpientes que vuelan. Como alter ego del chamán, el animal de poder le otorga la capacidad de transformarse. En Escandinavia, los brujos lapones tienen fama de convertirse a voluntad en osos o renos. Los esquimales y siberianos tienden a adoptar figuras de lobos. Entre ellos abundan los relatos humorísticos de hombres transformados que pelean entre sí: "Se enfrentaron dos chamanes esquimales. De repente, uno se convirtió en oso polar; el otro respondió haciéndose buey almizclero. Éste lo traspasó con los cuernos, pero finalmente el oso logró golpear a su adversario, que le había desgarrado un flanco. Entonces el buey dijo: ¿Porqué no retomar nuestra forma humana?"

El águila-halcón es una de las metamorfosis preferidas de los arunta australianos. La transformación se experimenta de forma vívida y nada ambigua. Los chamanes sienten que sus brazos se convierten en alas de las que brotan plumas. Famosos entre los yuki son los "doctores oso", quienes a menudo buscan su compañía, comen lo mismo que los plantígrados e incluso habitan con ellos. También Castaneda vivió una experiencia en la que sintió cómo se transformaba claramente en cuervo.

A menudo la transformación se lleva a cabo en el mundo del nagual. Dos son las técnicas básicas para conseguirla: el uso de potentes alucinógenos por un lado y la danza por otro. Ambas técnicas están a disposición de quienes desean consultar a su animal de poder, aunque no sean chamanes. No se pretende imitar al animal, sino identificarse con él. Tal es el origen de danzas tribales como las que exhiben los indios navajo o los salish. A menudo se emplean máscaras, pieles, plumas o partes del animal correspondiente. Los chamanes tsimshian, por ejemplo, emplean máscaras de águila y se adosan a las manos garras de cobre.

WILLIAM MIGUEL GONZALES BARBARAN
4to "A"
imagen
Institución Educativa Trebol

FIESTA EN LA REGION DE UCAYALI

En cierta ocasión se reunieron en la selva todos los animales que habitan ahí, platicaron y se divirtieron mucho el momento que estuvieron reunidos. Al conejo se le ocurrió la locura de hacer una fiesta y se los comentó a todos los animales, algunos se sorprendieron y otros no sabían lo que era una fiesta, pero todos estuvieron de acuerdo en que se hiciera, de repente preguntó la ardilla intrigada: ¿Qué es una fiesta? y la liebre le contestó: es cuando le pides a todos tus amigos que vayan a tu casa y pones adornos para que todo quede muy bonito, les ofreces de comer y beber y después todos empiezan ha bailan. ¡Ah eso es una fiesta! ¿eh? Comentó la ardilla pensativa y luego responde: me gusta la idea, ya que a veces no tengo con quién jugar, y así voy a tener de sobra con quién bailar ja, ja, ja, ja (riendo coquetamente).

Tomados todos los acuerdos para la gran fiesta se retiraron cada uno a sus cuevas, el venado iba pensativo y cabizbajo, tratando de encontrar algún amigo con quien jugar, pero parecía que no había nadie allí.

El leopardo no estaba en la rama de los árboles, ni la serpiente enroscada en su piedra favorita, ni siquiera los monos jugueteaban en la copa de los árboles, los pájaros y pericos no cantaban, la selva entera estaba silenciosa, desierta seguramente se han ido hacer algo interesante dijo el venado, molesto en voz alta exclamó: ¡y me han excluido!, ¡qué malos son!, como no tenía qué hacerse sentir aburrido, se acostó en la hierba, a plena luz del día, y se durmió.

Después de un largo rato, cuando empezaba a oscurecer, se despertó oyó algo extraño, tambores y rumor de voces. Se percibía un exquisito aroma de comida, pero lo más extraño de todo era el resplandor de la luz que brillaba entre los árboles.

¡Ah -exclamó- qué habrá allá! Se acercó silenciosamente para observar más de cerca, cuando por sorpresa le dijo el león: a ti te ando buscando, ven le dijo, tenemos una sorpresa para ti, corrió detrás del león hacia las luces, el exquisito aroma y los tambores lo hicieron que se quedara con la boca abierta de la sorpresa, estaba tan arreglada la selva que lucía diferente, era día de fiesta, de los árboles colgaban lámparas de aceite en cáscaras de coco partidas por la mitad, y en un rincón del claro, un grupo de monos tocaban tambores, maracas y tubos de bambú, por todas partes había jarrones de flores y se respiraba un olor a flores silvestres, había platos llenos de bocadillos con incitante aroma ¡oh es maravilloso! ¡Cuánta comida! y empezó a comer, comer y comer hasta que se hartó, después se despidió del león porque se sentía mal de su panza, se fue lentamente caminando con paso torpe hasta llegar a su cueva, se dejó caer en él; después de media noche se sintió mejor al siguiente día se encontró algunos amigos (mapache, tejón, gato montés) y les contó lo que le había pasado en la fiesta sorpresa que le había preparado el león, y todos se carcajearon y le dijeron que eso le había pasado por tragón.

Desde aquella noche siempre que alguien se le ocurre la locura de hacer una fiesta, la selva se viste de gala



GODOLBERTO DEL AGUILA CARDENAS
4to "A"
Institución Educativa Trebol

EL SILVIDO DEL TUNCHI

Una noche, don PEDROREGALADO antiguo dicharachero riojano, heroe de mil aventuras se dirijio a un velorio de las afueras de RIOJA. Después de atravesar oscuras huertas y caminos devilmente iluminados por la luna{pase el tiempo no tenian aún luz eléctrrica,don Pedro llego al casa de los deudos,tomo aciento y, entre cafe cargado y trago aguado,aneglotas y ocurrencias, chistes de velorios y de todos los colores como se estila en tales ocaciones fe pasasndo el tienpo y acerdandose la media noche.....ah, caray ya es tarde, yo mejor mevoy regresando dice don Pedro a su inter locutor, sintiendo asi grande su cabeza. EL otro le contesta casha-casha. Pero no te vayas por ese naranjal tremendo oscuro,donde ahi anda el tunchi. Dice don PEDRO, envalentándose derrepente acausa deltrago.-acaso yo le tengo miedo a ese sinverguensa- y moviendo teatralmente los brazos se alejo junto a ese lado, ante las inquietas miradas ni que decir cruzando el naranjal escucha, un silvidofin, fin don Pedro echa a correr y el tunchi le percigue silvando cada vez más fuerte de repente para en seco se voltea y apesar de la oscuridad agara furerte al tunchi en voz alta dijó aja ya edicho q tu eres un lluchanperillo tevoy amarrar y mañana te vamos a conoser quien eres.- así lo hizo DON PEDRO lo amarró en el guayabo más fuerte y grande de su hurerta y al día siguiente fueron a conocerlo y el muy picaro se había escapado con todo y guayabo de ese modo, la gente alegra su vida poco a poco modifican sus temores y vivencias con los seres sobre naturales como en el caso de don Pedro y el Tunchi.

PILAR TORRES SANDOVAL
4to "A"
Institución Educativa Trebol

El Boquichico

Las vacaciones de fin de año no las gozo tanto como las vacaciones de medio año
mis padres siempre me espera a fines de julio. El esta muy viejecito, pero es siempre muy cariñoso conmigo; vive en su fundo a orillas del río marañon. Nos cuidamos de frutas, aunque hacemucho calor. Y en el día nos cuidamos de mosquito, por las noches, de los zancudos

A las seis de la tarde, cerramos las puertas de los dormitorios; los zancudos se quedan afuera. Escuchamos que zumban, pero no pueden entrar, pues las ventanas estan cubiertas con tela metálica. Hay abundante agua, tanto en el marañon como en la quebrada.

Todos los dìas me baño y nado en las quietas pozas de la quebrada o en el río. En los mese de julio y agosto, el agua es muy limpia, cristalina de color azul verdoso. Es tan limpia que podemos ver los peces del río cuando retozan en la orilla .
Un dia mi abuelito dijo a: "ya hemos comido carne de res, chancho, pavo, cuyes ... me gustaria comer un boquichico. lleven la escopeta, ojala que caiga un boquichico. Uno bueno esta saliendo a la orilla
Mi tío César cogió el arma ... se fue al río. Yo lo segui con cierto temor, pero con gran interes que hacia con la escopeta
Era un pez grande, blanco, de lomo negrusco, de ojos amarillo, inquietos , escamas plateadas
sin colmillos, de boca redonda como pico de botella su nombre era boquichico
El boquichico salto, se quedo dormido para siempre mostrando su pansa blanquisimo, lo cogimos y lo llevamos a casa .
Pesó 5 kilos. nunca antes comi un pez delicioso fue grata experiencia en mis vacaciones preferidas. nunca lo olvidare sin embargo, voy pensando sobre la vida de los animales dentro del agua. Que tampoco olvidare aquella mirada del boquichico desde el fondo del rìo. Parecia decirnos: ¡còmo anhelo que los hombres vivia tambien en la claridad del agua¡"

autor :Miguel Adderly Cachique Dávila
4to "A"
Institución Educativa Trebol

LA LUPUNA

Había una vez un ábol de lupuna una de las más originales y hermosa de la selva amazónica "tiene madre".
Dicen que este árbol esta poseído por un fantasmasgorico. Los árboles bellos y raros como la lupuna, es uno de los más altos del bosque amazónico tiene un ramaje gallardo y su tallo es color plomiso.
los madereros lo extrayen como especie de madera y comercialización, siembra de yuca, platano o abrir caminos como la lupuna tiene madre se obtiene de cortarle el frodozo árbol es un ser que habito una mujer blanca, rubia y muy bella en las noches de luna ella sube por el árbol hasta la parte alta de la copa y canta su triste melodia de angustia y dolor, derrama su voz clara y melodiosa llega a la plenitud de los hombres y animales que habitan serca a ellos guedan como hechizados .
Los cocamas previenen a los jóvenes de tal voz por gue quien escuchas no debe ir hacia la mujer, por unos dicen no pueden regresar jamás mueren esperando ala hermosa y bella dama y otros dicen que les combierte en árbol.
La hermosa lupuna ubicada en corteza antigua que une Pucallpa con el balneario de yarinacolla es patrimonio histórico de ucayali.

Flor Andoa Quispe 4"A"
Institución Educativa Trebol

El miedo

Cierto día estuve pasando por un bar, iba mal bestido, sucia y con una apariencia desastroza, pero me atrevi a mirar hacia adentro quizas buscando un amigo que mitigara mi hambre, en una de las mesas vi que habia 4 personas y una de ellas, sin que yo le ofendiera, me dijo ¿Que miras desgraciado? ¡largate de aqui! "Bah, seras mujer para que yo te mire, pedazo de sonso" le conteste. Eso fue suficiente para que uno salga corriendo y apuntandome con una pistola me dejara moribundo .. "no te muebas o te mato". el miedo me paralizo y el se hacerco a mi y con el caño del arma me dio un golpe tan ferte que me rompio la cabeza.
Inmediatamente senti que la sangre fluía por mi sien derecho, pero adverti que volvia a levantar su pistola e isntistivamente levanté mis brazos para protegerme y erscuche con estupor un disparo que rosaba mi omoplato; en esos instantes, senti que ardia todo mi espalda y el terror terrible
me sobrecogio.
Corria deseperado sintiendo que la muerte me oprimia y en vez de buscar un hospital, un médico o un amigo, fui a refujiarme en la oscura cobacha, donde vivia drogandome para esperar ahi al fin de mi perra vida.
Pero no mori, por que la bala solamente roso mi cuerpo.
Viviamos en el tiempo del terrorismo y yo seguia,a pesar de todo mis desgracias, consumiento las drogas y robando para poder comer.
Recuerdo que una vez en el mercado de Tingo Maria estuve hurtando algunos objetos para venderlos y, con ella, seguir comprando el veneno que era mi obseción. Como ya no era la primera vez que esto ocurria me agarraron y me dieron una tremenda paliza, me arastraron completamente desnudo por la pista hasta dejar mi carne viva toda mi espalda y luego me amarraron en un poste hasta que vinieron los dirigentes del mercado quienes eran terrorista, y ellos tenian que resolver que harian con migo.

Paulita Rosaura Shahuano Chujutalli 4to "A"
Institución Educativa Trebol

El Río y el Carrizo

Desde siempre el río pasaba por el mismo sitio y desde siempre el carrizo crecía en la orilla. Un día, cansado de hablar con los peces, el río se puso a conversar con esa caña hueca y larga que silbaba cuando el río ere muy fuerte.

- ¿Quién eres?, le preguntó
- Yo soy el carrizo, ¿y tú?
- Yo soy el río. Vengo de aquella cumbre donde la nieve es eterna; allí nací, delgadito, delgadito como un fino hilo de plata. A medida que voy bajando, voy creciendo con el agua de la lluvia y, así, la vida va naciendo a mi paso bajo la forma de un valle.
Aves, zorros, vizcachas y otros muchos animales calman la sed en mis aguas, para regar sus sembríos, los agricultores me llevan por canales.
- ¿Y cuando descansas?
- Descanso cuando llego al océano pacífico. ¡Ah!, ¡qué mas inmenso!
- ¿Y, estas contento?
- Si, porque soy parte importante de la naturaleza.
- ¿Por qué me preguntas?, ¿a caso tu no estas contento de ser un carrizo?
- Yo estoy contento, pero tengo mucho miedo de desaparecer sin dejar rastro. Hace años, nosotros crecíamos felices, alegres, juguetones, gracias a tus aguas teníamos buena talla y éramos gruesos. Pero vino el hombre, se llevó los carrizos más fuertes y con ellos techó su casa, después vinieron los niños y cargaron con los carrizos pequeños para hacer sus cometas. No se salvaron ni los carrizos más delgados porque con ellos tejieron sombreros y canastas, entonces: ¿cómo no sentir miedo, si cada día somos menos y ya no crecemos con la misma talla de antes. Mírame a mí, soy débil, solo sirvo para sacuara de cometa. ¡Cómo me hubiera gustado ser una balsa para conocer el mar del que tú me hablas!
- No temas, amigo mío – le dijo el río – vengo de jugar con los niños de muchas escuelas que estaban de excursión y vi como acariciaban a los indefensos carricitos, ellos hablaban de cuidarlos, decían que serían sus protectores para verlos crecer como antes.
- ¡En serio!
- ¡sí, en serio!
- ¡Qué suerte! El hombre se ha dado cuenta de lo útil que soy y se ha propuesto cuidarme.
- Así es, amigo carrizo.
- ¡Gracias amigo! Gracias por darme tan buena noticia.

ENSEÑANZA: El agua, la tierra y el aire tienen que ser usados por el hombre con mucho respeto y cuidado.

Juliana Guevara Rios
4to año Sección "A"
imagen
Institución Educativa Trebol

LA CRECIENTE

Don Ventura Perdigones era un gallego verdulero que había en Salta.
Desde Vaqueros, donde tenía su hortaliza, llevaba todas las mañanas al pueblo una arganada (contenido de las árganas, cilindros de cuero crudo abiertos por la parte superior que se emplean para llevar a lomo de caballo diferentes mercancías) de verduras frescas para vender por las calles.
Vaqueros es un lugar que dista dos leguas de la ciudad, y está situado en la margen izquierda del río de ese nombre.
Y dijo río porque se llama así en mi tierra, mal que pese al estricto sentido del vocablo, lo que en invierno apenas parecen arroyos apacibles, y en verano se tornan con las lluvias en formidables avalanchas de barro y piedras.
Una mañana venía el Vaqueros por demás crecido, como dice la gente de provincia. La noche anterior había caído una tormenta en los cerros, y, con tumultuoso estrépito, las turbias aguas arrastraban gruesos troncos y pesados pedrones.
A lo largo de la orilla, numeroso paisanaje y caballos esperaba que merme el río para poder cruzar por que es peligroso para cruzarlo.
Perdigones, encaramado a su asno, estaba allí con las árganas repletas de repollos y lechugas. Quería pasar cuanto antes, sin atender a los consejos de algunos que le señalaban el peligro; y porfiadamente taloneaba a su bestia, y se paraba en los estribos a ver por dónde se lanzaría.
Y Perdigones que sí y el jumento que no, bruto y hombre pugnaban por hacer cada cual su gusto, con grande regocijo y mofa de los presentes.
- No dentre don Ventura. Mire que la creciente lo va a trapiar - decía uno.
- De ande lo han de convencer, si este gallego es más porfiado que una clueca - gritaba otro.
- Asojítese bien, no sea que se pierda los yolis (árganas) - vociferaba un tercero.
- ¡Vaya, vaya, hombre! - contestaba Perdigones - . Paréceme a mí que no hay motivo para tanta alharaca. Por lo que es éste, a mí no me gana - decia del asno, y lo molía de firme.
Al fin triunfó Perdigones, si bien más le valiera no haber triunfado; porque zamparse el burro, desquiciarse de la montura los yolis, y hacerse una balumba (desorden, barullo, bochinche) de hombre y bestia, y reatas y verduras, todo fue uno. La rápida corriente los arrastraba.
Los gauchos armaron al punto sus lazos y se los arrojaron al infeliz de don Ventura, que a manotones y zambullidas y vueltas de carnero en medio del agua, ni pudo, ni atinó con los auxilios.
Y mal acaba el lance, si no logra prenderse, con todas las fuerzas que le restaban, a las raíces de un sauce ribereño.
Y ya en tierra firme, pasado el susto, un paisano le dice al gallego:
- Velay, pues, no Ventura, ahora que se ha salvado, dé gracias a Dios; porque esto ha sido un milagro.
Y el gallego, malhumorado y tiritando, le contestó:
- Hombre, dí tú gracias al sauce; que las intenciones de Dios fueron ahogarme

Nino Martinez Bartra

4to Año Sección "A"
Institución Educativa Trebol

Uchu y Cachi

En la selva de atalaya vivia un señor que se dedicaba a la crianza de ganados y a la agricultura de condición muy humilde para el sustento de su familia, su única fuente de ingreso era la venta de sus animalitos en especial sus ganados, tales asi un día decidio llevar sus 10 ganados grandes al pueblo para poderlos vender en compania de su perro llamado uchu que significa aji y cachi que significa sal entonces ya de regreso a su humilde casa tenia que pasar por la calles solitarias y oscuras pero el iba alegre y cantando. Pero aparecieron 2 personas de mal vivir y lo atacaron con la finalidad de quietarle sus productos de su venta de una manera salvaje y forcejeos llevándolo lo peor el pobre hombrecito para eso su perro se habia retrasado un poco buscando hueso entonces el pobre hombre ya vencido lo único que hizo es gritar el nombre de su perro atacando a los ladrones y los hizo correr asi salvando a su amo por eso el mejor amigo del hombre es el perro

Yuri Jauregui Katayama
Institución Educativa Trebol

La Anaconda y el Curioso

Se dice que en medio de la selva existe una laguna de agua torrentales, color negra en el cual existe una anaconda pero a 9 mt del lago se encuentra ubicado el caserío de ,"ILUMLLULLAPI"la cual los habitantes que vivian siempre tenian temor a la anaconda en dicho lago pero no todos eran temeroso en ecepsión del niño "Juan el Curioso" lo decian el curioso por que el único niño que no tenia miedo, un día Juan escuchó a unos jóvenes diciendo que a 9mt se alla el lago de color negro donde se encontraba la anaconda y entonses al oir eso él se fue de camino con un amigo al lago negra, y al llegar vió algo brillante y era la cola de la anaconda que estaba mojada y los rayos de sol lo hacian brillar y el de muy curioso que era se escondio detras de la raíz de un árbol, y vió como la anaconda se rebolcaba en aquel lago y entonses el se puso a pensar "si yo lo mataria mi gente ya no pasaria los sustos y él dijo yo sere el valiente que salve a mi pueblo" entonces él salio al frente y dijo anaconda ven por mi y en ese entonses la anaconda vino hacia él y el saco una espada y lo pico cuando la anaconda lo tenia enrroscado y el lo mato y desde esos momentos lo nombraron el niño valiente del caserío y toda los pobladores de aquel caserío vivieron felicez...

Cley Stana Alvarado V.
4to año Sección "A"
Institución Educativa Trebol

El Cedro con sus hermanos del Sol

Crecian unos hermosos cedros llamdo árbol de fina y buscada madera que daba majestuosa sombra alrrededor de los peces voladores.

En la frontera entre la infancia en la adolescencia, nos reunimos LOS TIGRES para escuchar versión de la creación del mundo . la expulción del paraiso la búsqueda de la tierra prometida pero en ese instante el árbol crecía por el rugido de todos los tigres.

Si, de una vez cuando se precentaba algunos, pero ya sabes como son los indios de tan poco hablar todos heramos felices como vivieramos en un universo separado del resto del planta, por las tardes bajo la sombra venian los indios pero los tigres los hacian correr pero en ese instantes los indios se empezaron a molestar con los tigres y empezaron a atacar y uno y otro empezaron a caerse fueron matando a uno y otro, pero en ese instante el árbol empezó a frotar y empezaron a elevarce uno por uno y se fueron levantado pero cada vez se fueron crecindo uno de los incas se dió cuenta y empezó a correr y el árbol se combirtió en una persona y lo empezo atacar y haste que lo mato.

Pero como el árbol brotaba como si fuera una teniebla empezó a llover fuerte como queriendo decir, por que se atacan entre hermanos del sol eso fue como queriendo arrebatarle la vida si no son nidios es por eso que les ataqué hermano del sol y es por eso que me mato hermanos del sol chau hermano los vere en el más alla es así como termina la historia.

Antony Saavedra Jaramillo
4to año sección "A"
Institución Educativa Trebol

DOMINGO SIETE


Un día cuando los españoles llegaron al Perú , desmenbrando y escindiendo una economía que brotaba del suelo; con una organización comunal, al mano del inca, representante del pueblo.
Los españoles, para completar su denominación, tuvieron que hacerlo de la religión, dicha asi comenzó la transculturación de los dioses indígenas con la de los hombres occidentales ; dentro de este inculcaron a la gente peruana a guardar todos los domingos que caia en el calendario, el día 7. La amozonía,tampoco escapa de este fenomeno, porque no cuenta un cazador selvatico sobre su experiencia. El al perseguir un venado, se perdio en la espesura del monte y no pudiendo llegar con trocha que le condujo hasta allí. El cazador alterno en disparar hasta consumir sus cartuchos, después comenzó a golpear las aletas de los árboles, con la finalidad de ser escuchado y 7 acudan a aus ayuna

Cuando empezó a caer la noche, decidio seguir a un árbol, cuya copa paso la noche en vigilia. Escuchaba unos extraños ruidos, rugir del otorongo, el relampago de las luciernagas. Depronto todo al rededor del árbol se vio iluminado y en esos instantes apareció un grupo de chullachaquis pequeños y buchisapas, los cuales portaban en cada mano, shupihui los cuales alumbramban el sendero.

El cazador de asombró al ver a los chullachaquis, debajo del árbol de oje, en el cual se encontraba él. Hicieron alto los chullachaquis, sin darse cuenta del cazador, que observaba todo lo que estaba ocurriendo. La legion de chullachaqui, procedieron a danzar al rededor del arbol de oje , cantando Ccaypi, Ccaypi, pacta mana pactancho, lunes, martes, miércoles, 3. Los pasos de la danza eran saltos sin nigún compas y grotescos, al ver que no terminaban de cantar y bailar, por que estaban confudidos en una algarabia y que para el cazador era ya un aburrimiento; entonces el decido gritar con todas las fuerzas de sus pulmones, jueves, viernes, sábado,6; jueves, viernes, sábado 6. Al oir el extraño grito para ello, se callaron de pronto el jefe del grupo, en una viva voz, dijeron

¡quién a venido a cruzarse en nuestro camino y cantó ¡ miraron haccia la copa del árbol del oje, descubriéndole al cazador,le obligaron a bajarse que con un miedo, logro saltar hacia ellos.
El jefe de los chullachaquis, premió al cazador por haber mejorado su canción

Como ya amanecía , decidieron llevarle al cazador, a un lugar donde abundaba mucho animales y se podia cazar hasta por demás. Dichos animales que abundaba por esos lugares que eran definidos de los chullaquis, se dejaban agarrar sin esfezos alguno. Después de permanecer buen tiempo con ellos, los pusieron en el camino conocido para que regrese a su casa, asi lo hizo, llevando abundante carne de venado, paujil, sachavaca. Los chullachaquis le advirtieron al cazador que pueda regresar cuantas veces lo deseaba . a recoger sus animales con la unica condicion de no contar a nadies de lo acontecido, de lo contrario; jamás encontrará lugar alguno con abundancia de animales y mansos

Al llegar a su casa manifestó a su señora que se fue a cazar; por eso su demora, del mismo modo les dejo a sus vecinos.

Marjuri Pilco Lozano

4to año Sección "A"

4to año "A"

"El Chullachaqui"

Caso de la vida real

Habia una vez en la ciudad de Contamana vivian una familia , dentro de esa familia tenian 2 hijos varones Sebastian y Julio de 12 y de 14 años , los dos siempre iban al monte buscando carne , aves todas clase de frutas , etc y el hermano mayor casi no traía nada pero Julio simpre traía a cantidades de animales del monte. Derrepende un día no aparecio a casa y la familia preocupado se fueron a buscarlo en el monte, pasaron los días y días buscandolo y no podian creer que estaba perdido. Después de un largo tiempo la familia siguió buscandole en el monte y en ese que estaban buscándolo se les ocurrio hacer un tiro con la escopeta para que Julio los oyera y detras de ellos Julio apareciò con los ojos rojos , desorientado y gritaba. Su familia lo amarraron y lo llevaron al curandero, pasaron los días y Julio iba recobrando su conciencia y él pudo contar lo que le paso empezó diciendo ¿que se había encontrado con una hermosa señorita (chullachaqui) que siempre estaba con bota pero pudo ver que uno de ellos era delado en momento ella, le dijo que le iba a dar todo el paraiso de la selva pero a cambio de que Julio se internara con ella al monte el aceptó diciendle que primero tenia que regresar a su casa llevando algunas cosas para su mamá, y es asi como él llegaba con cantidades de animales para su familia, la señorita (chullachaqui) le daba todo lo que él necesitaba, Julio no contaba nada por ella se le había parceido un día ella decidido a llevarle, es cuando él desaparece, todo el tiempo que estuvo con ella le dío todo .
Pero cuando ella oye el tiro (chullachaqui) penso que Julio le habia traicionado diciendole a su familia es por eso que ella lo suelta y al soltarlo el apareciò detras de su familia como loco, la familia empezó a oir que golpeaba los àrboles (aleta) muy fuerte después de soltarlo a julio era la chullachaqui pero en ese momento la familia no sabia, sólo lo llevaron a Julio amarrado. La familia nunca mós permitieron que sus hijos fueran al monte.
chullachaqui)
Jeanisse Adela Silva Ipushima
INSTITUCION EDUCATIVA TREBOL(Pucallpa)
Chullallaqui